Etiquetas

, , ,

Las sagas inspiradas en las obras de J.R.R. Tolkien están resultando ser la gallina de los huevos de oro para Nueva Zelanda. Si la trilogía de El Señor de los Anillos resultó ser un aliciente para los turistas, El Hobbit no parece ser menos, y los neozelandeses han decidido sacarle partido desde el primer minuto. Y hacen bien.

El julio de 2012 diversas encuestas revelaron que la mitad del turismo que planeaba visitar Nueva Zelanda era conocedor de la trilogía de El Hobbit, y de estos el 87% sabía que ahí había sido rodada la película y el 58% eran fans del libro.

Ya en el 2004 los seguidores de la obra de Tolkien -en cualquiera de sus formatos- supusieron unos ingresos de 32.8 millones de dólares para el país.

En vista de los datos y las cifras Nueva Zelanda ha decidido anticiparse. Un ejemplo clarísimo son las líneas aéreas neozelandesas. A las pruebas nos remitimos:

Líneas aéreas Neozelandesas

¡Que levanten la mano todos los que tienen unas ganas enormes de coger ese avión!

Algún día… algún día…

Lee el resto del reportaje sobre el plan de marketing de El Hobbit aquí.

Anuncios